Desde tiempos remotos, el azafrán se usa para bajar la fiebre, para combatir los calambres y como un sedante. También se lo ha usado gracias a sus propiedades externas en contusiones y para la artritis.